Los usuarios jóvenes de teléfonos celulares conducen como personas de la tercera edad

La conversación disminuye su tiempo de reacción al de una persona de 70 años, descubrieron los investigadores

Conducir mientras conversan por teléfono celular añade décadas a la vida de los jóvenes conductores, al menos en términos del deterioro de la habilidad de conducir, expresaron los investigadores.

Un nuevo estudio reveló que el período de reacción de los conductores jóvenes que utilizan teléfonos celulares al conducir decae a los niveles aproximadamente equivalentes a aquellos que se observan en conductores de 70 años que no utilizan teléfonos celulares al conducir.

"Ellos envejecen 50 años en segundos, tan solo con encender sus celulares", declaró el investigador Frank Drews, Psicólogo Cognitivo de la Universidad de Utah.

Los hallazgos, publicados en el último número de Human Factors, incluyeron algunas buenas noticias para los conductores de edad: el uso de sus teléfonos celulares no disminuye sus tiempos de respuesta más que los de una persona joven.


Drews y sus colegas captaron la atención pública por primera vez en el 2001, con un estudio que atribuye a la "ceguera por distracción" - una división de la atención disponible entre la conversación por teléfono celular y la carretera, como la principal causa del deterioro de las habilidades de conducción mientras se conversa por el teléfono celular. Este estudio suscitó interrogantes sobre si la legislación de Nueva York y Nueva Jersey, que prohíbe el uso de teléfonos celulares al conducir, a favor de los aparatos de “manos libres”,era realmente una solución al problema.

En su última investigación, Drews y el investigador adjunto David Strayer examinaron los efectos del uso del teléfono celular en dos grupos de conductores que las estadísticas federales sugieren están expuestos al mayor riesgo de accidentes de tránsito: los jóvenes (de entre 18 y 25 años) y las personas de la tercera edad (de entre 65 y 74 años).

Utilizando simuladores de conducción de realidad virtual con alta tecnología, hicieron que 20 personas de cada grupo de conductores según la edad condujera en una carretera con mucho tráfico, primero sin utilizar el teléfono celular y luego cuando entablaban una larga conversación a través de éste.

Cuando se comunican por los teléfonos celulares, "las personas presentan lo que llamamos una conducta de conducción lenta," explicó Drews. "Básicamente no responden con eficacia cuando se encienden las luces de frenos del automóvil precedente y no utilizan sus frenos con la misma fuerza que lo hace una persona que no utiliza un teléfono celular al conducir."

Por ejemplo, en los conductores jóvenes que utilizan teléfonos celulares, los tiempos de respuesta al presionar los frenos disminuyen en un promedio de ocho décimas de segundo. Puede que esta diferencia no parezca significativa, pero ésta es aproximadamente la diferencia en los tiempos de respuesta al frenar entre personas de 20 y 70 años.

Por lo que se refiere a los "accidentes" de realidad virtual que ocurrieron durante la simulación, se presentaron seis casos, todos de parachoques trasero. Cuatro de seis accidentes ocurrieron mientras los conductores conversaban por su teléfono celular y sólo uno de esos cuatro accidentes fue provocado por un conductor de la tercera edad. Los otros tres fueron causados por conductores jóvenes, dijeron los investigadores.

Drews enfatizó que estas cifras fueron muy pequeñas para tener importancia estadística, y por ello no se pueden establecer conclusiones contundentes sobre si el uso de teléfonos celulares eleva el riesgo de accidentes o no. Sin embargo, señaló: "Todos los estudios previos (sobre el tema) muestran más accidentes cuando las personas se encuentran conversando por sus teléfonos celulares que cuando no o hacen”.

El estudio sí reveló buenas noticias para los conductores de la tercera edad:"Esperábamos descubrir que el deterioro, vinculado con el uso de teléfono celular, sería mayor cuando usted es una persona de la tercera edad que cuando es un joven," declaró Drews. "No obstante, no encontramos esa relación." Esto probablemente se debe a que los conductores de la tercera edad compensan al tener más precaución y experiencia al conducir, añadió.

El investigador de Utah se abstuvo de recomendar que el uso del teléfono celular al conducir sea prohibido completamente, prefiriendo dejar que estos datos hablen por sí mismos.

“No soy un político, pero considero que los políticos deberían de revisar cuidadosamente la información existente y tomar una decisión informada sobre los riesgos," expresó Drews. "Nosotros como sociedad tenemos que determinar también, hasta que punto ya no estamos dispuestos a tomar los riesgos asociados con el uso de teléfonos celulares al conducir."

Sin embargo, Drews sí señaló los hallazgos de otro estudio que él ayudó a dirigir.

"Nosotros comparamos un umbral (legal) de riesgo aceptado, que es estar legalmente ebrio, y comparamos la conducta de conducción de personas ebrias con la de personas que utilizaron el teléfono celular al conducir," manifestó. "No encontramos mucha diferencia."

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: